Mentes Alternas

¡Por que aquí lo inusual, es esencial!

Arte Mexicano Del Siglo XX:

Palacio de Bellas ArtesDurante el Porfiriato, el arte mexicano adoptó una marcada tendencia afrancesada y elitista, manifiesta principalmente en la arquitectura y y la escultura con influencias del Art Nouveau, cuyos ejemplos más representativos, en la capital del país son: el “centro mercantil” (hoy hotel de la Ciudad de México), el “Palacio de Bellas Artes” y el “Edificio de Correos”. Al comenzar el siglo XX, se inició en México una nueva orientación en todos los ámbitos de la vida nacional.

Tras la Revolución de 1910, se hizo necesaria una revaloración de la cultura que, además de cimentar las nuevas tendencias ideológicas y políticas, permitiera iniciar el camino de la reconstrucción del país bajo una perspectiva más nacionalista e inclusora de las clases sociales marginadas en el porfiriato. En tal revaloración fue de singular importancia de José Vasconcelos, como promotor de arte que daría a México renombre mundial: el muralismo.

El Muralismo

La TrincheraDespués de la Revolución, el Arte Mexicano se encaminó hacia nuevos objetivos, en busca de una identidad nacional que se venía gestando desde principios del siglo, consolidándose en la pintura de la Revolución en el llamado movimiento muralista, representado principalmente por: José Clemente Orozco, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, O’Higgins y Juan O’Gorman.

Fueron la Revolución y los cambios que de ella partieron lo que hizo posible el surgimiento y el esplendor del muralismo.

Los pintores muralistas llevaron a los edificios públicos la historia y la ideológica de un México nuevo que retomaba la riqueza del pasado, en sus tradiciones, en su folklor, en los vestigios de México prehispánico.

Dentro de este movimiento se distinguieron 3 grandes artistas: José Clemente Orozco, Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros. Orozco gusta de capturar lo trágico y en su obra encontramos una pintura agresiva y desencantada del mundo donde la realidad aparece en su forma más cruda, con figuras contorsionadas llenas de dramatismo e incendiadas de color. Entre sus obras destacan las que realizó en el “Hospicio Cabañas” en Guadalajara.

La Pintura de Diego Rivera se caracteriza por su carácter narrativo cuyo interés temático central se centra en el mundo indígena, la historia nacional y la cultura popular; en sus obras destacan siempre la ironía y lo festivo, que se manifiestan en los rostros de los personajes representativos en un marco cromático de gran riqueza.

David Alfaro Siqueiros, poseedor de una técnica magistral, abordó principalmente temas sociales y políticos a través de una pintura fuerte y vigorosa de trazos y pinceladas muy marcadas.

Movimientos posteriores al muralismo:

Después del muralismo, con su carga nacionalista, resultaba difícil aceptar en México las nuevas corrientes creadas en el exterior. La resistencia a la fuerza del exterior se dio en todos los terrenos; sin embargo tras múltiples dificultades, México se unió al panorama mundial de las artes, gracias a artistas interesados en traer a México los nuevos estilos.

La Columna Rota Frida KahloEl Surrealismo penetró en México con la llegada de André Breton en 1939, y en el siguiente año, en la Galería de Arte Mexicano de Inés Amor, participaron artistas reconocidos internacionalmente junto con artistas mexicanos. Así estuvieron reunidas obras de hans Arp, Paul Klee , Pablo Picasso, Joan Miró, Max Ernest y de Rene Magritte, junto con las de Diego Rivera, Manuel Rodríguez Lozano, Roberto Montenegro, Carlos Mérida, y Manuel Álvarez Bravo. Con esta exposición se despertó el interés de artistas mexicanos en esta corriente y, poco después, se desarrollaron obras de gran calidad realizadas por: Frida Kahlo, Leonora Carrington, Remedio Varo, Alicia Rahon, Antonio Ruiz, Carlos Lazo, Juan O’Gorman, Juan Soriano y Rufino Tamayo.

Entre los artistas que estaban en contra de la “politica oficial”, en la cual se limitaba la expresión temática están: Enrique Hecheverria, José Luis Cuevas, Héctor Javier y Alberto Gironella. Estos artistas, que mostraban una actitud crítica frente a los artistas “oficialistas”, despertaron hostilidad por parte de las autoridades mexicanas, quienes optaron por abrir espacios culturales para exponer las obras de los nuevos valores.

La Escultura Moderna

En los primeros años del siglo XX, la escultura se manifiesta en México como una continuación de las corrientes europeas del siglo XIX, por lo que también prevalecieron el academicismo y el afrancesamiento.

La escultura de retrato fue la más fecunda en esta época que la monumental o decorativ; entre las más notables están: “El Retrato de Silvestre Revueltas”, Realizada por Carlos Bracho; los retratos “Goitia” y “Jules Romain”, de Ignacio Asúnsolo, la colección de bustos de Guillermo Toussaint; el retrato de “Francisco Iturbe”, talla directa de Mardonio Magaña.

El Grabado

Huelga de CananeaEl grabado tuvo durante el siglo XIX su mejor momento en México con la obra de Posada, pero a principios del siglo siguiente entró en decadencia, en parte debido a la situación de crisis que vivía el país a causa de la Revolución y en parte debido al desarrollo de la fotografía y del fotograbado, que empezaban a utilizarse para ilustrar libros, revistas y periódicos.

En 1929 se presentó la primera exposición de grabados del recién formado grupo ¡30-30!. En ella participaron los artistas grabadores David Alfaro Siqueiros, Alva de la Canal, Jean Charlot, Cortés Juárez, Francisco Diaz de León, Manuel Echaurri , Justino Fernández Ledesma, Xavier Guerrero, Bulmaro Guzmán, Carlos Orozco Romero, Rufino Tamayo, Feliciano Peña Fermín Revueltas y Chabela Villaseñor.

En 1937 se organizó el taller de la Gráfica popular, al que ingresaron artistas de gran prestigio como, Raúl Anguiano, Leopoldo Mendez, Pablo O’Higgins, Ángelo Bracho, Fanny Rabel y otros como Adolfo Quintero, quien expreso en una ocasión: “En 20 años de lucha, de trabajo y de evolución los integrantes del taller de la Gráfica Popular han logrado que el grabado mexicano sea conocido en el mundo entero.

Desde la década de los ochenta hasta el presente, han surgido en el panorama mundial diversos movimientos o grupos artísticos que suelen agruparse bajo el nombre de Transvanguardia o Nueva Imagen, en donde los estilos se mezclan, y donde la figuración y abstracción ya no se plantean como alternativas separadas, sino que se combinan con una nueva realidad. Un aspecto importante de esta tendencia es volver la mirada a lo nacional y al pasado histórico de la nación.

Entre los representantes más importantes de la nueva generación de artistas hay que citar a Adolfo Patiño, Eloy Tarciso, Germán Venegas, Nahum Zenil, Carla Rippey, Alberto Castro Leñero y Javier Martín, entre otros.

One Response so far.

  1. zz dice:

    hey! me ayudo mucho gracias por el apunte


 

Patrocinadores

  • Contacto
  • Contacto
  • Contacto

Buscar

 

Popular